• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    BOCA CERRADA


    a. Gigi Bigot y Pepito Mateo
    i. Stéphane Girel
    t. P. Rozarena
    e. Edelvives, 2002


    Un cuento con un subtítulo no por ello menos interesante: El poder de los cuentos.

    Desde el primer momento, el libro es inquietante, de hecho, en la portada, el título de Boca cerrada le tapa la boca a un niño de cara grande y redonda, como los ojos a los que se nos va la mirada sin poder evitarlo.

    Así empieza, de hecho: Un día, en un país no muy lejano, un niño dejó de hablar. A partir de aquí, y con la estructura de un cuento acumulativo, nos plantea cómo puede transformarse el muno a partir del silencio de un niño. Un gato que decide no ronronear, una contraventanas que no se abren, unas flores que agachan sus cabezas, un camino que decide no llegar a ningún sitio... hasta el sol que deja de encontrarle sentido a su brillar y deja el mundo a oscuras. Es en esa oscuridad en la que una estrella toma forma de sueño y llega hasta lo más profundo del niño y evoca la voz de su abuela contándole un cuento antes de la guerra.
    Ese recuerdo es tan hermoso que el niño siente la necesidad de que las palabras regresen a su boca y, de nuevo, las palabras del niño, vuelven a transformar el entorno y el mundo entero.

    Queda latente la importancia de que los niños tengan la oportunidad de escuchar cuentos...  Me aflora también una reflexión sobre el silencio de la infancia que habita en los países en guerra.

    Un texto poético y un trabajo de ilustración que va planteando muy distintas perspectivas visuales con colores cálidos y emociones muy palpables (la noche, el día, la alegría) y algún detalle que hace ubicar la historia en un país árabe, hacen de este libro un cuento de esos especiales, que recomiendo leer y releer con mimo. ¿No?


    Feliz Lectura

    0 comentarios:

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?