• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    MI CASA AZUL


    A. Alain Serres
    I. Edmée Cannard
    E. Kókinos, 2008


    Hay libros que te sorprenden, así, desde la portada misma. Desde las guardas, pintadas éstas de un rosa intenso que te abre la pupila, te prepara los sentidos para el derroche de color que llenan las páginas de este libro. Su formato también llama la atención; es grande y encima, algunas páginas, no pocas, se despliegan llegando casi al tamaño del a-2. Una fiesta. La invasión de color llega más allá de la vista. Las ilustraciones invitan a perderse, a detenerse, a imaginar, a mirar, a nombrar y, casi siempre, a pintar.

    Pero la sorpresa de este álbum no queda ahí; encima tiene un texto también sorprendente.

    Un texto que acompaña, que da sentido a todas esas ilustraciones, que va atándolas, que nos lleva a un viaje  a l u c i n a n t e, lleno de poesía y sencillez, conjugando muy hábilmente, el hablar de lo infinito y lo más concreto, de lo incomprensiblemente lejano, y lo apaciblemente interior; también en el texto hay sitio para la rabia, para la ira, que rompe el ritmo por un momento; rompe la lírica, la melodía, pero enseguida se reconduce de nuevo para dejar un buen sabor de boca y de ánimo.

    El viaje nos lleva de la mano de un niño, desde el universo, lo más grande (Mi casa azul es infinitamente vasta, pero más grande aún es su misterio) hasta lo más íntimo, el badabúm badabúm de su corazón que bien puede ser el tuyo, o el mío, donde uno descubre todo lo que el niño ama. Es bello y genial el paralelismo que el texto genera entre el universo exterior y el universo que cada uno guardamos dentro, también infinito, también misterioso, también vivo y por explorar, por compartir.

    Para enlazar un universo con otro, utiliza las estrellas, los planetas, la tierra, los continentes, los países, las ciudades, los barrios, las casas... Así hasta llegar a lo más dentro de cada uno.

    Creo que es un libro-regalo, regalo para quien lo lee, para poder saborear en varias veces, muchas veces, y cada vez entretenerse en compartir un trocito de cada uno de los que comparten el libro, un trocito tan grande como uno quiera.

    Un regalo, insisto.

    Feliz lectura. Feliz semana.

    2 comentarios:

    Rose dijo...

    Fíjate que a mí, tanto por el título, como por la portada, no me hubiese llamado la atención, pero tal como lo presetas, pinta muy bien. Tendré que echarle un vistazo...
    Buena semana, y mejores lecturas, también para tí.

    Félix Albo dijo...

    Pues espero que te guste Rose. Luego nos lo cuentas.

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?