• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    LAS BRUJAS, de Roald Dahl


    Mira que me encanta Roald Dahl. Ando leyendo esta semana Las Brujas. Llevo justo la mitad, 115 de 230 páginas y me tiene más que enganchado. Ayer, tras llegar a casa muerto a las tres cincuenta de la madrugada, aún me senté delante de mi colacao y me dije un capítulo, un capítulo y me acuesto, pero no pude resistirme y me leí tres, porque en el que comencé, el protagonista, que aún no sé su nombre pero es un niño de siete años, quedó atrapado tras un biombo en plena convención nacional de las brujas de Inglaterra que traman un plan para exterminar a quien más detestan: los niños y las niñas. ¿Cómo podía irme yo a dormir sin saber cómo pretendían las malvadas acabar con la infancia inglesa? Pues eso me pasó, hasta que no me enteré del plan y de la receta del Ratonizador de acción retardada con el que pretenden convertir a los niños y niñas en ratones, no me acosté. Las cuatro y doce y decidiendo si leía otro para saber si el protagonista salía del biombo o no. Me acosté, por prudencia y con la ilusión de soñar con los posibles caminso del a historia. Pero no fue así.

    La literatura de Dahl es magnífica y, tenemos la suerte de contar con un muy buen trabajo de traducción, en este caso de Maribel Dejuan. La mayoría de sus personajes pertenecen a esa infancia madura, niños reflexivos, aventureros, transgresores lógicos, justos, honrados y un xpoco héroes conforme la historia va avanzando. En este año quisiera leerme todos sus libros. Ya me espera en casa, imagino que para la semana que viene, Boys. Pero Las brujas, te mantiene ahì, pendiente de cómo va tejiendo los personajes, la historia,  cómo habla sin pudor de los miedos, con palabras e imágenes dantescas, incluso bruscas, pero que en el libro quedan amortiguadas por el entorno en el que desenvuelve los hechos o por alguno de los personajes, en este caso la abuela del protagonista, una noruega experimentada en brujas a las que les tiene tanto respeto como conocimiento. Así es Dahl, divertido, tenso, terrorífico, tierno, transmutable...

    Y ahí ando, robándole tiempo al cotidiano para poder leer capítulo a capítulo. A partir de ahora entro en esa fase que me disgusta tanto como me atrae, que es pasar de la mitad del libro. Avanzar a partir de la mitad de un libro que disfrutas es acercarte poco a poco a un final, que en el caso de Dahl, seguro, es sorprendente.

    Qué importante es disfrutar de lo que se haga, pero qué lujo es poder hacerlo de la lectura.

    Os dejo con un anuncio de los del plan de fomento a la lectura. A mí es uno de los que más me gustan y más acertados me parecen. 




    8 comentarios:

    biblioteca dijo...

    Buenos dias.
    Si, este libro, y todo lo de Roald Dahl, es INCREIBLE. Charlie, James, Agu Trot, etc,. Además a los chic@s les encanta. este año hemos hecho un montón de cosas, con las brujas en la biblio, y es de los libros qeu funcionan muy bien. divertido, misterioso (te queda lo mejor, y te sorprenderá el final).
    por cierto, una pregunta, para cuando termines, como se llama el niño?
    buen fin de semana. besos. sole

    Félix Albo dijo...

    Qué rapidez para poner un comentario. Qué envidia por las cosas que habéis hecho. Qué lujo que te guste Dahl y podamos compartirlo. Qué ansia por saber el final, y lo mejor.

    ¡Salud Sole! Y gracias.

    Margarita dijo...

    A mí también me encanta Roald Dahl. Por cierto, como soy profesora, aprovecho ese maravilloso fragmento en el que, tras describir a las brujas, se dirige al lector preguntándole si su profesora (sí, sí, la que está leyendo ese mismo fragmento), no será una bruja... y se lo leo a mis alumnos en voz alta. Es muy divertido.
    Aprovecho para saludarte, Félix. Nos presentó Fuencisla (Diagonal)en Segovia, pero fue todo muy rápido y casi no pude decirte ni hola.
    Felicidades por tu trabajo y por tu blog.
    (Y suerte con el nombre del niño...)
    Un beso,
    Margarita

    Félix Albo dijo...

    Me acuerdo Margarita de esa presentación no tan fugaz, como ambos podemos comprobar. Un placer que te pases por aquí y, encima, dejes un comentario como el tuyo. Pocos profesionales de la docencia son capaces de atreverse a reír de sí mismos. Dahl, además, os tiene en el punto de mira y no son pocas las obras en las que os hace referencia directa, en papeles, a veces, poco decorosos.

    Sigo leyendo, me falta poco y me da rabia porque la lectura es cada vez más apasionante.

    Besos y felicidades por tu blog.

    Félix

    Lara dijo...

    De niña me encantaba, me leí todos sus libros varias veces. Ahora le releo de vez en cuando, y empiezo a leérselo a mis hijos (esta semana estamos con "¡Qué asco de bichos!"). Pero lo más sorprendente es que el año pasado un lector de la librería me recomendó "Relatos de lo inesperado", un libro de relatos para adultos. Me dejó con la boca abierta...

    Félix Albo dijo...

    Pues lo anoto, Lara. Gracias por la recomendación. Madre... ¿tendré vida para leer tanto como me queda por hacerlo? ¿tendrá ánimo para entender la pregunta que me acabo de hacer?

    Gracias Lara. Feliz verano.

    Anónimo dijo...

    a mi me a encantado el libro de las brujas
    pero como se llama el niño???

    si me podrían contesta rápido se lo agradezco

    Félix Albo dijo...

    Ese es uno de los grandes misterios de este libro Anónimo, uno de los varios grandes misterios que el libro posee...

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?