• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    JUAN OVEJA TAMBIÉN QUIERE TENER UNA PERSONA


    A. KIRSTEN BOIE
    I. PHILIP WAECHTER
    T. L. Rodríguez López

    Cambiar la perspectiva a veces nos da una visión de las cosas mucho más real. Contemplar un mapa mundi "al revés", por ejemplo, nos enseña un mundo que algo abre por dentro y te ayuda a reflexionar, por ejemplo, que eso de que el norte está encima del sur, es algo totalmente aprendido y sin sentido en universo que donde no existe el arriba ni el abajo, pero que encierra tanto (poco bueno) que no está de más darle la vuelta de vez en cuando a ver qué diablos se nos cae or su propio peso. 

    Recuerdo una dinámica de grupo que hice hace varias primaveras, nos daban a leer un texto en el que se desarrollaba una entrevista de trabajo. La persona entrevistadora, una mujer; el entrevistado, un hombre. La mujer se desenvolvía con los tópicos, lamentablemente frecuentemente reales, masculinos, fijándose en el físico del hombre, y haciendo unos comentarios interiores típicos masculinos que quedaban mucho más latentes y chocantes pensados por una mujer.

    Este libro es otro "patas arriba" de algo cotidiano. Juan oveja es una oveja infante que, como sus amigos Ángel Cerdo o Clara Ternera, quiere tener una persona de mascota. El primero tiene una persona china, la segunda una persona negra "auténtica" y José Perro un verdadero esquimal.

    Los padres de Juan Oveja se mantiene rotundos en un no, pues consideran que tener personas de mascotas es una crueldad, pero al final, mira tú cuánto nos puede sonar a los padres esto de ceder ante una presión social o de entorno cercano respecto a una actitud concreta incluso bien argumentada, acaban por regalarle a Peque, una persona muy blanca y muy pequeña que lleva puestos un traje y un sombrero y, que encima, está viva.

    De esta manera, sutil, irónica y acompañada por unas ilustraciones detallistas y coloridas,  se desarrolla la historia que plantea este álbum donde se incluye la búsqueda de Peque por todos los animales del entorno, al fugarse tras la excesiva confianza de Juan Oveja y soltarle la correa. 

    Siempre con tono de humor y enganchando desde el primer momento al lector, este libro de Lóguez es un regalo ideal para generar una reflexión y diálogo sobre el tema de los animales en casa y la relación establecida con ellos ya que, para rematar, la sociedad presentada en el libro, manifiesta una sensibilidad hacia las personas mascota que, difícilmente encontraremos, como actitud social, hacia nuestros animales mascota.

    En fin, ahora que es verano y es tiempo de salir, leer y hablar, este libro me ha venido que ni al pelo. Un gusto.

    Feliz lectura.
    Mejor semana.

    Félix Albo

    Nota. La ilustración la he cogido de un blog de una frecuente de la biblioteca. Rose. Su blog es de esos para mirar. 

    2 comentarios:

    Rose dijo...

    Es un libro genial, y tu reseña también. Además, las ilustraciones son de un realismo alucinante, a mí me atraparon desde el primer momento.
    Ainssss... qué cercano eso de ceder a la presión social.

    Félix Albo dijo...

    Sí, crea todo un universo multicolor repleto de detalles en los que uno se puede entretener el tiempo que tenía pensado y más.

    Gracias por el comentario, Rose

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?