• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    EL JARDÍN DE BABAÏ


    escrito por Mandana Sadat
    ilustrado por Mandana Sadat
    traducido por Esther Rubio al castellano y T. Sadat al persa desde el francés
    publicado por Kókinos, en el 2005

    Babaï, el corderito, vivía en las montañas desiertas de Irán.
    Como allí ni había mucha vida, Babaï se aburría.
    Hasta que un día tomó una gran decisión:
    haría un jardín, un frondoso jardín.


    Así de sorprendente comienza esta historia. Un álbum que mantiene un tono calmo y natural durante todo el relato, como si fuera fácil crear un frondoso jardín en medio de las montañas iraníes. 

    Pues para Babaï sí, solo le hace falta tiempo y empeño. Y así no sólo consigue un trozo de tierra soleada cerca de una fuente de agua, sino que cuando las semillas plantadas por él germinan, llegan hasta el jardín, contentos, un montón de animales, primero las aves y los herbívoros, luego los carnívoros, y luego la noche y con ella un final mágico. 

    Y por si fuera poco, es un cuento que está contado en dos lenguas, el castellano y el Färsí, la lengua oficial de Irán, y así se van intercalando los párrafos en castellano, con los párrafos manuscritos en farsí, que un espectador y amigo me sacó de pensamiento de que era árabe. ¡Qué bruto! le faltó decirme, pero mira, ya sé una cosa más. Y ambas lenguas se van intercalando en las páginas con ilustraciones y en otras donde solo parece el texto sobre el fondo crema de todas las páginas del álbum.

    Y por si fuera poco, resulta que el texto en färsí no es la traducción del que viene en castellano, ni viceversa. Resulta que el texto en färsí nos relata otra historia pero utilizando las ilustraciones en sentido contrario al del castellano, es decir, desde nuestra última página hasta nuestra primera.

    Dos historias en una, no solo no molestándose, sino haciendo la historia más amplia y complementándose. Un lujo. 

    Las ilustraciones, limpias, concretas y llenas de detalles. Diría que son ilustraciones con sonido. Un sonido que va in crecendo desde la soledad absoluta de las montañas, donde el viento es la única melodía monótona que acompaña el día, hasta el tropel lujurioso de los animales celebrando la vida y la creación del jardín. 

    Un acto de generosidad por parte de Babaï que al final mira orgulloso su jardín donde cada planta y cada animal había encontrado su lugar.

    Babaï es un cuento ideal para hablar de otras culturas, de la escritura y sus orígenes, de Irán, del  desconocimiento cultural, de la generosidad, del empeño y el ahínco, del sueño, de la naturaleza, de la vida. Babaï es un libro que desde la sencillez y la calma, nos tiende la palabra sobre conversaciones importantes.

    Un lujo, vaya. Una preciosidad. ¿Lo conoces?

    Las fotos son del blog de la autora y del de Darabuc. Gracias.

    Feliz lectura. Feliz semana.

    P.D.: Resulta que había programado la publicación de este comentario para el lunes, 1 de febrero, pero del 2011. Tengo que centrarme, tengo que centrarme. En el Club de lectura de Facebook, ya somos cincuenta y ocho, en solo una semana. Gracias.


    2 comentarios:

    Laura dijo...

    Este cuento es genial porque encima, está repleto de mandalas.
    Parece que mi ordenador de mesa está resucitando!
    Un abrazo
    Laura

    Domadora de Elefantes dijo...

    ¡Qué bonito!... ¡Me lo pido!

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?