• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    Hoy no es lunes


    Pero en muchos lugares empiezan las vacaciones de Semana Santa, y como hay más tiempo, os propongo algo. Andaba escribiendo en mi otro cuaderno de viaje que me había levantado con una historia en la cabeza. Una historia preciosa que pertenece a un libro precioso y me he dicho ¿y por qué no lo leemos en la biblioteca?

    Pues esta es mi propuesta:

    El libro es El río que se secaba los jueves (y otros cuentos imposibles) de Víctor González, ilustrado por Pablo Amargo y editado por Anaya. 

    Está dividido en Capítulos, diez para ser más exactos, llenos de cuentos geniales que te cogen la imaginación y te la lanzan lejos, muy lejos, tan lejos como estés dispuesto a dejarla ir sin miedo.

    ¿Te animas? ¿Dos capítulos a la semana? Cada capítulo tiene unas cuarenta páginas menos los dos primeros, que son más largos, pero claro, en esta semana podemos encontrar más tiempo, total las películas de la tele ya sabemos cuáles van a ser y cómo terminan. Al final resucita.

    En esta semana que viene pues, podemos comentar, si te parece, el prólogo y los dos primeros capítulos: Menudo Zoo y Por arte de magia. Y el viernes que viene, dos capítulos más. Son historias cortas, para leer en voz alta, para jugar, para pintar, para imaginar, para contar en voz baja, para susurrar mientras se está abrazado...

    Son historias mágicas. Como la que me llevo conmigo en este día. Esta:

    Los diez árboles mágicos, de Víctor González, en El río que se secaba los jueves, editado en Anaya.

    Los diez árboles mágicos son los siguientes:
    El Falso Tugup de la Isla de Manila, que da sombreros de paja perfectamente trenzados en distintas tallas.
    El Talingaham o Árbol Orejudo, que oye todo lo que se dice.
    Al Artocarpus, que da hogazas de pan bien cocidas.
    El Nonoc, que no crece en la tierra, sino en el aire.
    El Pâo de Ferro, una especie muy apreciada por los portugueses e imposible de talar.
    El Sua, un tipo de naranjo cuyos frutos son del tamaño de melones, pero más pequeños.
    El Árbol del Viajero de Magadascar que, como todo el mundo sabe, da agua potable.
    El Silot, cuyas semillas de color azul tienen dentro un trozo pequeño de cielo.
    El Buai, que da piedras y se utiliza en construcción.
    Y por último, el Carraspiques Gigante, que no muere jamás y cuyas hojas cuando caen al suelo echan a andar y se van a descubrir el mundo.

    ¿Cuál es tu árbol preferido?

    Cuéntanoslo en el blog o en el face

    ¿Leemos?

    Yo me quedo con el susurro, y el abrazo.
    Feliz primavera. Feliz fin de semana.

    5 comentarios:

    Mónica dijo...

    Me gusta esta iniciativa :) no conozco este libro, muchas gracias por compartirlo, voy a buscarlo en la biblioteca. Saludos y hasta pronto.

    Me gustan los saúces y las coníferas., cerezos, castaños y almendros.

    almu dijo...

    Hola, me encanta vuestro blog. Os escribo para daros las gracias, hoy he leído uno de los libros que habéis comentado, "Voces en el parque", me ha encantado, genial ver cómo vive cada personaje un mismo momento. Las ilustraciones también me han gustado mucho. Conocía a Anthony Browne por "Mi papá", os lo recomiendo. También os recomiendo un libro que he descubierto hoy: "Petitusos", de Mar Pavón, ilust.J.Vaz de Carvalho. Me ha encantado!
    Me gustan mucho los magnolios, los olivos, las hayas, los castaños, robles, cerezos buf, no me caben...
    Saludos y muchas gracias!

    Félix Albo dijo...

    Gracias Mónica. Ojalá te guste.

    Gracias Almu. Siempre anima saber que gusta el trabajo.

    Mis árboles preferidos son el almendro, el algarrobo, y el olivo, aunque me de alergia. Cierto es que los magnolios me impresionan, así como el árbol de la canela... pero... no puedo dejar de lado la jacaranda, ni el flanboyán, ni los castaños, pro supuesto, y donde se ponga un buen roble, ni... madre

    Lara Meana dijo...

    Me gustan los castaños, en cualquier época del año. También los robles, perfectamente abrazables. Pero el árbol que me impresiona profundamente es la ceiba, que aunque necesitas diez como tú para el abrazo, tiene raíces para trepar.

    L. dijo...

    Uf, Félix, qué difícil me lo pones... es como mostrarnos una caja llena de caramelos surtidos y darnos sólo uno... ¡cuando se quiere probarlos todos! (Grr!)

    Ahora tendré que esperar a conseguir el libro en cuestión (que nops, no está en las bibliotecas de Elche), y ponerme al día a ver si llego a tiempo aunque sea a la última de las lecturas en masa...

    Por caso, con este post me has hecho recordar dos cosas que seguramente no vengan a cuento, pero ya sabes cómo es esto de las imbricaciones literarias: una, el Libro de los seres imaginarios (supongo que por esto de la enumeración de prodigios) y dos, un cuento que posiblemente gran parte de mi generación leyó alguna vez en donde una niña va hasta el jardín de su casa a plantar un nombre (llevo buscándolo un buen rato en la red por si podía enlazarlo aquí, pero no lo he hallado, es de una autora argentina que se llama Elsa Bornemann y está dentro del Libro de los chicos enamorados).

    Y, por el resto... pues me gustan los cerezos, porque son como el árbol mágico que todo lo florece cuando florece, y los almendros, por lo mismo, y los pinos (porque sí, y porque me hacen acordar a los pinos de la casa de mis abuelos) y... y...

    Y los que más entre los todos, me gustan los sauces (porque son diferentes a todos y parecen sacados de una acuarela china), y los jacarandás, que son como de otro planeta y en vez de ser verdes son ¡violetas!, y llenan de violeta el cielo y el suelo cada vez que están en flor, y me gustan también unos árboles que no sé bien cómo se llaman pero en Buenos Aires se conocen como paraísos, y perfuman como el tilo, pero más dulce y profundo, los veranos, y dan unos racimitos llenos de bolitas con los que se puede jugar una infancia entera.

    Y... ya me callo, vale :)
    (Lo que dan de sí los días de Pascua, que hasta tiempo de comentar tengo... ja!)

    Pd: volveré en cuanto me haga con el libro, yeah!

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?