• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    LAFCADIO, El león que devolvió el disparo


    escrito e ilustrado por Shel Silverstein. 
    traducido por Víctor Pozanco 
    editado por LUMEN, en el 2000

    Al documentarme para comentar este libro, descubro a un Shel Silverstein cantante de canciones infantiles. Un hombre afeitado y con barba, un estilo que, de alguna manera, me seduce, sobre todo por mantener en todo momento unos ojos bien abiertos y una sonrisa la mar de amplia.

    Al autor llegué de mano de otro libro que ya comentaremos en breve, y aquel libro me llevó a este, su primer libro editado. Al parecer, para editarlo fue animado por Tomi Ungerer, autor de Los tres bandidos.

    En algunas críticas incluso, comparan a este autor con Roal Dahl. A mí, esto me parece algo exagerado, pero sí que es cierto que el registro de humor practicado por Silverstein, comparte el tono irónico y crítico de Dalh.

    Lafcadio es una historia contada. 
                 Y ahora, niños, vuestro tío Shelby os va a contar una historia de un león muy raro, el león más raro que he conocido.

    El tío Shelby, que parece un diminutivo cariñoso del propio autor, nos cuenta la historia de un león peculiar que conoció en Chicago, pero para hacerlo empieza desde el principio. El hecho de que la historia comience así, con una presentación de un narrador, implica una cercanía que no abandona en ningún momento, interpelando continuamente al lector, haciéndose presente la voz que nos cuenta de una forma muy oral, lo que produce dinamismo y frescura en la lectura.

    La historia en sí no se queda corta: un león que no reacciona como cualquier león, que no piensa como cualquier león, que no actúa como cualquier león, quizá por su juventud, quizá por sus inquietudes que sobrepasan la de cualquier león de la manada. Un león que aprende a disparar. Un león que se deja seducir por el director de un circo, con sombrero de copa, a cambio de una abundancia inconmensurable de castañas. un león que llega a la ciudad y desde el principio se adopta un comportamiento humano y exige un trato "de igual a igual". Un león que goza del reconocimiento social de una sociedad con unos valores actuales pero sin sentido para el león (si solo fuera para el león). La insaciabilidad de Lafcadio es permanente... Y buscando experiencias nuevas, después de aburrirse ya con sus dos grandes pasiones que son el ascensor y las castañas, es invitado a ir de caza. Va a cazar leones.

    Al enfrentarse con uno de los suyos, un viejo león que le reconoce, se da cuenta de lo que realmente es, o mejor, de lo que realmente fue, pero a partir de ese momento ni es lo que fue ni lo que es, ni le convencen los conejos crudos, ni los batidos de nata, ninguno de los dos mundos le convence.

    Un libro con mucho, mucho humor, en el que a veces de manera directa, a veces de manera delicada y otras con sutileza, plantea los valores sociales, la educación, la lucha desmesurada más que por un sueño, por un capricho, los roles sociales, la pertenencia a un grupo social, la identidad, el "sinsentido" de la abundancia y el despilfarro y... quizá lo más descarnado, la soledad. Lafcadio es un personaje que en todo momento está solo.

    A pesar de las distintas lecturas e interpretaciones que le podemos dar, no podremos evitar sonreír (e incluso reír) en algunas de las situaciones caóticas que plantea, rozando el realismo tan absurdo como mágico que, pensándolo, no queda tan lejos de la realidad cotidiana en la que nos desenvolvemos día a día.

    ¿O acaso seríamos capaces de defender con razonamientos lógicos este mundo que hemos creado?

    Un libro para leer despacio, sin prisa alguna, dispuestos a dejarnos llevar de la mano de este autor que crea y normaliza de manera asombrosa, universos de ficción con una literatura fresca, llena de guiños, de gags, de dinamismo y, como indico al principio, partiendo de un universo muy oral. Consigue en la persona que lee, la sensación de que no está sola, de que está, junto a más personas, escuchando la historia de boca del propio autor.

    Feliz lectura. Feliz semana. Feliz primavera.




    Previendo: El mago de los colores, de Arnold Lobel

    1 comentarios:

    biblioteca dijo...

    Me lo apunto para comprarlo.
    gracias, buena semana. sole

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?