• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    ¿QUIÉN HA VISTO LAS TIJERAS?


    Escrito e ilustrado por Fernando Krahn
    Editado por Kalandraka, 2006


    Recuerdo que cuando llegó a mis manos ¿Quién ha visto las tijeras?, me sentí disfrutando de un libro limpio. Posee una estética limpia y agradable.

    El texto, de apoyo prescindible, es poco y siempre en las páginas de la izquierda, sobre blanco que refuerza la atención en la imagen llena de color, que flota sobre la también blanca página derecha.

    En un principio no puedes evitar relacionarlo con La historia de la manzana roja, de Jan Lööf, en la misma editorial y lo hice por dos razones: las ilustraciones de ambos van enmarcadas en un negro trazo fino, por lo que la impresión inicial es muy parecida. Pero también por la forma de desarrollar la historia con las ilustraciones, por el método de engarzar las escenas, dando señas de lo que va a aparecer en la siguiente, de qué va a pasar. 

    El hecho de que esto enganche es gracias a la selección de ilustraciones. Tienen tal continuidad que mentalmente es muy fácil recordarlas con movimiento. Las ilustraciones son de trazos amables pero tiernas y tremendamente cómicas.

    La historia la entiendo llena de simbología. Unas tijeras salen volando del taller de un sastre, en busca de nuevas emociones, y cortan el viento, buscan texturas distintas a la tela como el papel, el cuero, el pelo (de persona y de león). Cortan las cuerdas a un violín, o una corbata porque no les gusta. Liberan a un perro y a un pez, le cortan los tirantes a un predicador...

    Y al final. El final, como siempre, no lo cuento. Pero sí que os digo que es una historia que oralmente funciona, al poder recoger sugerencias sobre qué nos gustaría cortar, y por qué. La lástima es que son ilustraciones para ver de cerca, para detenerse en los detalles, en las expresiones, en los guiños de una ilustración a otra.

    En fin, un libro para mirar y contar.

    Feliz lectura. Feliz semana.


    Félix Albo.

    Previendo: La semana que viene... Me gusta, en Kókinos. Ilustrado por Noemí Villamuza.

    6 comentarios:

    Mónica dijo...

    Un bonito recuerdo para la despedida de Krahn y esta sugerencia de cuento. Muchas gracias. Buen comienzo de semana.

    Gonzalo («Darabuc») dijo...

    Krahn era muy especial, poco ruidoso, con mucho valor de fondo. Sus tiras de La Vanguardia siempre te dejaban pensando.

    (Ah, no olvido que te debo un correo, pero aún no me han pasado el NIF.)

    Abrazo

    Ade dijo...

    Un buena reseña de este libro la encontré en la Revista Babar y aquí os dejo parte de ella:
    "Cada corte (de las tijeras) tiene su lado jocoso y su lado tierno: escenas, caras y resultados de cada acción. Cada página esta conectada con algún detalle con la siguiente hasta llegar a un final con su moraleja: las tijeras encerradas en una jaula por el sastre. Las ilustraciones desbordan expresividad y dinamismo, dando a cada escena ese aspecto de momento preciso, del instante en que suceden las cosas, en este caso curiosas y afiladas. La simple lectura de imágenes nos permite un juego de anticipación que el autor sabe introducir y que es más rico que las explicaciones breves del texto. Fernando cumple sus objetivos: “Las tijeras para mí significan la elaboración de muchas ideas”; ideas, detalles e imágenes desbordan imaginación.

    Pero… ¿de quien ha sido la idea de poner texto a algo que fue concebido sin palabras? Son ocho-diez-doce palabras por página que quieren ser explicativas y dar cohesión a una historia que sin ellas ya existía. Ni explican nada (bueno, que el sastre se llama Hipólito) y leídas sin ilustraciones enfrente no se entienden; ¡hagan la prueba!"

    Domadora de Elefantes dijo...

    Ya el propio concepto del cuento, por sí solo, contiene mucha poesía.

    Félix Albo dijo...

    Gracias Mónica. Lo bueno de los libros es que los autores permanecen, de alguna manera, en ellos.

    Es cierto Gonzalo que el libro posee un silencio especial a pesar de que hay una acción continua y, a veces, estrepitosa. Quizá sea por la poesía que apunta nuestra domadora especial.

    Gracias Ade por la reseña. Realmente interesante

    Kalandraka dijo...

    Gracias por este "homenaje" a Fernando Krahn, al que extrañamos tanto. Sus obras nos acompañarán siempre. Entre las más recientes, "Cuenta que te cuento", en Libros de la Mora Encantada, que estaba preparando con el autor otra edición que verá la luz gracias a la colaboración de su hijo Santiago.
    Un saludo desde Kalandraka.

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?