• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    EL PEQUEÑO REY DE LAS FLORES


    EL PEQUEÑO REY DE LAS FLORES
    de Kvèta Pacovská, reeditado por Kókinos en el 2009

    El pequeño rey de las flores es una fiesta de la plástica. La historia es bien sencilla, aunque no por ello deja de ser especial. Un rey que encuentra a su amor en el interior de un tulipán de entre los que siembra... tiene su parcela de genialidad, pero la hace más grande, sin duda, su dimensión gráfica. 

    El libro se presenta ante tus ojos y manos como un álbum grande, sobre todo cuando lo abres. Las cubiertas son rojas y poseen una ventana troquelada por la que se ve en la portada al rey, chiquitín y expectante encuadrado en un marco de ocho colores y, bajo él, un pájaro extraño y amable. En la contraportada, el cuadrado enmarca a una reina expectante y un rey tremendamente feliz.

    El uso de los colores, los cambios de perspectivas y tamaños, el uso de papeles rasgados y ventanas, es una invitación continua a la expresión plástica. Es muy fácil que broten las ganas de pintar, recortar, pegar, agujerear y crear otra historia cuando uno acaba de contemplar este libro. Es también muy fácil no quedarse con ellas, con las ganas. Parece, conforme uno va pasando las páginas del álbum, que es un juego creativo y le da un aire emocional distinto que si solo leemos el texto, separado de las ilustraciones.

    Suerte además que estamos ante una buena edición y los colores son realmente intensos. 

    En fin, un libro gustoso de escuchar, porque posee la historia un ritmo particular, también, un lujo para mirar, mirar tocándolo, un cuento para soñarlo y repintarlo, rerecortarlo y repegarlo.

    ¿Lo conoces?

    Feliz lectura. Feliz semana.

    P.D.: Volvemos a la carga. El miércoles el cuarto capítulo de El río que se secaba los jueves y la semana que viene LA OLA de Suzy Lee. Un álbum sin palabras. Si no lo conoces, búscalo en tu biblioteca. Los enlaces a las ilustraciones están aquí y aquí.

    1 comentarios:

    Ade dijo...

    Un libro con un texto sencillo y unas ilustraciones geniales, coloridas como corresponde la mano de Kveta Pacovska. Se enriquece la mirada del niño y lo adentra en el lenguaje de los códigos plásticos contemporáneos.

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?