• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    El río que se secaba los jueves IV


    ¿Cómo que hoy es domingo? Madre este mes corre que se las pela.

    El cuarto capítulo va de viajes, lugares y sus efectos. En un lugar remoto son ocho historias, algunas cortas, otras largas y otras muy muy cortas. Todas nos hablan de lugares lejanos y la mar de curiosos. Algunos por su idioma (que a veces quita el hambre), otras por sus costumbres, por preferir estar anclados a viajar sin rumbo, por no conformarse con la suerte y desear siempre más, por satisfacer el hambre hablando una lengua o haciendo un agujero en el cielo para taparlo con una nube después, por beber como bueyes y hacer el amor como perros, por molestar a Dios al ponerse de pie...

    A mí me sigue pareciendo maravillosa esta virtud de generar esos grandes, inmensos mundos dentro de cada cuento. Cada historia, sea corta o larga, deja con ganas de más, un "más" que cada quien, a ratitos va recreando dentro o fuera de sí mismo. ¿O no os pasa lo mismo?

    A mí, de todas las de este capítulo, la que más me gusta es Nómadas.

    Un pequeño pueblo de pesadores era nómada: allá a donde iba se llevaba el mar.


    No me digáis... La semana que viene el capítulo cinco. El amor y otros objetos perdidos. ¿Qué nos deparará? Hablamos el miércoles (si el viento no sopla mucho).

    Salud hasta entonces.

    1 comentarios:

    Víctor González dijo...

    Mi preferido también es "Nómadas". No tanto por el cuento -no tengo ese tipo de "preferidos"-, sino por la increíble y maravillosa ilustración de Pablo. A mi juicio, la "Reina" de las ilustraciones del libro. Sin duda. De hecho creo que la ilustración ha convertido el cuento en mucho mejor de lo que es.
    Gracias por tanto a Pablo y a ti, y un abrazo,

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?