• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    EL GENTIL DRAGÓN ROJO


    escrito e ilustrado por Max Velthuÿs
    editado por la añorada Miñón, en 1982

    Ayer celebraron en muchos colegios de primaria el día de la paz. En un centro de primaria incluso, han elegido el álbum de Si un día juntásemos todas las camas del mundo, como hilo conductor de la celebración. Uno no se espera cosas así.

    Al margen de las alegrías encadenadas, desde aquí no podemos quedarnos sin nuestro libro especial. Y para especiales hay uno que lo es y mucho, tanto que cuesta una barbaridad encontrarlo. Es una joya y, si vuestra bibliotecaria o bibliotecario lo tienen en sus anaqueles, serán joyeros, o joyeras.

    Como todo lo bueno, merece la pena la búsqueda. Su título ya es especial: El gentil dragón rojo.

    Imagina que en un país pequeño, recóndito, donde sus habitantes viven felices pues con poco trabajo poseen todo lo que necesitan. ¿Ya? Pues toda esa tranquilidad dura poco. Un día aparece un trigal devorado, otro día otro. Una buena mañana arde un bosque... Hasta que descubren que el culpable es un dragón. Un dragón gigantesco. 
    Menos mal que el comisario decidió juzgarlo antes de que lo matara la población indignada y desbocada. 
    Menos mal que el profesor dedujo que era un animal raro antes de que lo matara la población enfurecida. 
    Menos mal que el general vio en él una máquina de destrucción insuperable y decidió adiestrarle para tenerlo al servicio del ejército. Pero el dragón gentil no quería jugar a la guerra. A él le encantaba pacer en la hierba.
    Menos mal que al alcalde se le ocurrió tenerlo de reclamo para el turismo, encerrado en una jaula. Pero el dragón amaba la libertad y no era feliz entre rejas...

    Menos mal que al profesor se le ocurrió una idea formidable por la que el dragón no solo fue útil sino que la población cambió su actitud hacia él y todos tan contentos, sobre todo el dragón.

    Esa idea fue... esa idea fue... Bueno, mejor buscas el libro y lo lees en sus geniales páginas y te dejas embelesar por sus ilustraciones llenas de colores verdes, rojos y un sol que si te descuidas te deslumbra. Un libro muy bien escrito, muy bien ilustrado y muy bien editado. Un lujo para el que lo pueda tener cerquita... 

    Hacen falta en este mundo profesores como el del libro... O quizá nos hagan falta dragones... ¿no? Mientras, nos podemos conformar con disfrutar leyendo este libro.

    Feliz lectura. Feliz semana.


    3 comentarios:

    biblioabrazo dijo...

    Si un día juntásemos todas las camas, es una historia preciosa que debe vivir en las escuelas. Me encanta el final, cuando pregunta ¿Y si juntásemos todas las cacerolas? Entonces, después de esta pregunta, los niños comienzan a hablar, a dar soluciones, a hacer preguntas... Lo he visto, y por eso lo he recomendado en el blog.

    http://biblioabrazo.wordpress.com/2010/12/10/suenos-antonia-rodenas-paraguas-con-lecturas-derechos-de-los-ninos/

    Gracias por las camas y el dragón.

    Ana Nebreda

    pepines dijo...

    Me siento entonces como un pirata que encuentra el tesoro; estaba escondido, tímido como es él, entre los libros de la biblioteca de mi cole cuando llegué hace ya unos años.
    No se conservaba en muy buen estado y ahora lo veo algo peor incluso, después de haber sobrevivido al manejo de cientos de manos pequeñas pasando sus hojas en todas las direcciones, a veces incluso de forma simultánea.
    ¡Pero qué disfrute! ¡Benditos libros que tienen que pasar por la enfermería!

    Félix Albo dijo...

    Pues muchas gracias Ana. Por tu comentario sobre las camas. La verdad es que el libro está gustando bastante.

    Gracias Pepines. Todo un lujo de libro, sí, aunque tenga que pasar por la enfermería una y mil veces. Para ese tipo de libros, pasar por la enfermería es símbolo de salud y vida.

    Gracias. Abrazos

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?