• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    CLELE: LA MARAVILLOSA GRANJA DE McBROOM


    escrito por Sid Fleischman
    ilustrado por Quentin Blale
    traducido por Rosa Aguilar
    editado por Afaguara en 1986. De 1994 es la edición consultada
    comentado por Félix Albo

    "Se han contado tantas rematadas tonterías sobre la maravillosa granja de media hectárea de Mc Broom que lo mejor es que aclare yo mismo este asunto. Yo soy McBroom. En seguida os explicaré lo de las sandías."

    Así arranca este disparatado libro, con este más disparatado personaje socarrón y pintoresco sobre el que nunca sobrevuela (siquiera) el pesimismo. Así, además, crea intriga nada más empezar con el hecho de las sandías que, la verdad es que tarda todo un capítulo en aclararlo aplazándolo a cada tanto. Sí, McBroom es juguetón, soñador, sorpresivo y sorprendente, trabajador y pretendiblemente organizado pero qué va.. Un personaje dibujado por sus, más que acciones, reacciones, y por sus divertidísimas exageraciones.

    Y así, en el libro podemos ver volar liebres agitando sus orejas, crece un alcornoque  en cuestión de horas, un invierno tan duro que hasta los muñecos de nieve emigran al sur, una plaga de langostas capaz de devorar unos calcetines dejando solo los agujeros...

    La forma de redacción de este Autor es increíble, capaz de crear tensión, argumentar la escena más disparatada, o argumentando cualquier tipo de barbaridad. 

    Por ejemplo, cuando habla del gran viento (que ya ha mencionado antes varias veces), dice: Empezó suavemente. Solo había algunas liebres y un par de vacas volando marcha atrás por los aires. Nada fuera de lo corriente.

    Y, claro, uno piensa ¿nada fuera de lo corriente? Pero como es todo el libro así, ni se lo cuestiona, solo sonríe y continúa disfrutando de esta alocada lectura. El libro en realidad, carece de continuidad. 

    Son capítulos independientes, en las que en algunos repite alguna información básica de la granja, de su manera de conseguirla, o de cada uno de los personajes: Mr. Heck, un vecino retorcido que le vendió la granja a McBroom y su familia por dos chavos y trata de estafarles y hacerles la vida imposible durante más de la mitad del libro. Melissa, que es la mujer de Josh McBroom, amada y querida por él pero que  no dice mú en todo el libro. Y luego ¡Willjillhesterchesterpeterpollytimtommarylarryylapequeñaclarinda!, que son sus once hijos a los que siempre llama del tirón. En algún capítulo aparece algún otro personaje pero efímero, y en varias ocasiones aparece el pueblo, la comunidad de vecinos como un personaje global y cordial.


    Yo me lo he pasado muy bien leyendo. Es un libro además fácil de leer en voz alta porque está redactado como si el mismo McBroom estuviera sentado aquí, con nosotros y nos estuviera contando sus disparatadas historias.

    Las ilustraciones de Quentin Blake (maestro) le dan ese punto sugerente y divertido que siempre imprime Blake en sus ilustraciones. 

    La lástima es que uno se queda con ganas de más. Más historias, más capítulos, más... más disparates, más sugerencias para jugar, imaginar, dibujar, inventar, crear... Más argumentos para reír y disfrutar. Más razones para seguir ensanchando el universo imaginativo y creativo de la persona que lee o escucha.

    Un lujo de libro, sí. Qué bien lo he pasado. 

    ¿Y vosotras? ¿Y vosotros?

    La semana que viene El grito de la grulla, de Samuel Alonso. Aún te quedan seis días para comentar este... 

    Abrazos. 

    2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Lo he leido ...y me parecio super entretenido ya que es super irrealista y exagerado ....de echo lo elegi para disertar junto a mi hija de 8 años a su curso.....espero nos valla bien....

    Félix Albo dijo...

    Genial que te haya gustado. A mí me parece la mar de divertido.

    ¿Y a tu hija? Le gustó

    Gracias.

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?