• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    LA TORTUGA QUE QUERÍA DORMIR


    escribe Roberto Aliaga
    ilustra Alessandra Cimatoribus
    edita Oqo, en el 2008

    comentado por Félix Albo

    Es inevitable tomarle cariño a tortuga protagonista de este delicado cuento. Y digo delicado, no vayamos a molestar porque nuestra tortuga tiene sueño. Mucho. Tanto que se despide para dormir plácidamente tooooodo el largo invierno.

    Y con calma, se lava los dientes, se pone el camisón, mulle su almohada y cierra lentamente los ojos pero...

    A la casa de tortuga, justo cuando está a punto de abandonarse a un sueño placentero y feliz, alguien llama a la puerta. No es el cartero, ni el del butano, ni un vendedor de batamantas a domicilio... ¡Qué va! son la gente querida de tortuga. Pero no quieres hablar con ella (qué va), ni pedirle sal, azúcar o wifi (no, no) solo quieren dejarle un regalo en la puerta. Un regalo para que pase mejor su largo sueño. Un regalo, y otro, y otro, y otro... justo cuando la tortuga está a puntito a puntito de abandonarse a lo que ella más desea en el mundo, que es D O M I R.

    Y así, cada visitante le deja un regalo (una manta, una bufanda, un pastel) hasta que llega león. León no puede comprar, ni sabe tejer ni cocinar... ¿qué puede hacer?

    Tortuga es genial porque cada vez está más desesperada, pero a pesar de aparentemente estar hasta el moño, no pierde ni la calma ni el ritual, ni al levantarse, ni al volverse a acostar. Los gestos, las expresiones de la tortuga son bárbaras. Ella lo que quiere es dormir, y no hay manera gracias a la amabilidad y el buen hacer de su gente. Al final tortuga tiene una idea para que león le regale. Pero no la voy a decir, claro.

    Este es uno de esos libros en los que texto e ilustración parecen bailar la misma música, rezumando humor uno u otro. Un cuento para empezar desde bien chiquitos. Un cuento para seguir contando hasta que uno quiera. Un cuento para leer, para escuchar, para jugar a las rimas, como está escrito su texto. Un cuento para acostarnos, para intentar dormir, para celebrar la amistad. 

    Un cuento de buenas noches, buena gente. Un muy buen cuento de un buen autor y una buena ilustradora.

    ¿No te parece?

    Feliz Lectura, feliz semana.


    3 comentarios:

    Pepa dijo...

    Es una preciosidad.Me encantaria encontrar la animación!

    Félix Albo dijo...

    ¿A qué animación te refieres Pepa?

    Pepa dijo...

    Es un corto de Pasqual Pérez Porcar.

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?