• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    COMPOTA DE MANZANA



    . escribe e ilustra Klaas Verplancke
    traduce  D.R. y D.B.
    edita Ekaré en el 2012  web
    ISBN. 978 84 939138 1 6

    a partir de  0 3 6 9 12 16 ad

    . comentado por Félix Albo
    ________________________________________

    "A mi papá me lo regalaron. Estaba allí cuando nací y todavía lo tengo."

    Así comienza este libro antes de comenzar el cuento.

    Compota de manzana es un libro que hace grande el universo único que se establece entre un padre y un hijo. Tomás es el nombre de este niño que las ilustraciones presentan expresivo, sincero y simpático. Es quien narra la historia y define a su padre contando aquello que realizan juntos siempre desde la fascinación que un padre provoca en su hijo. Todo posee un tono halagador, incluso su aliento a coliflor o cuando se queda tan dormido que no oye su voz que le llama.

    Pero a veces el padre se convierte en papá tormentoso. Y sus brazos rayo mandan a hacer deberes, recoger los juguetes o meterse en la habitación. "Papá tonto" no es del gusto de Tomás así que sale en busca de otro papá. Uno nuevo, de mejillas suaves, músculos duros y manos tibias. Pero tranquilos, que esto es solo pasajero.

    El texto es directo, jugando con una suave sonoridad que a veces simula rimas que no lo son. Baila con las ilustraciones que, en este caso, son las responsables de generar en el lector la emoción concreta de esa relación especial entre padres e hijos. Derroche de color, de expresividad en los rostros y los gestos, de emociones en las coloridas páginas.

    ¿Y el título? Pues el padre tiene manos tibias y sus dedos saben a compota de manzana. Ojalá tuviera mil manos- dice Tomás. Pero no es la única referencia a la manzana, ni a la compota, que es algo que padre e hijo realizan juntos. ¿Las ves?

    Un libro que acerca, que extiende, que fortalece el cotidiano familiar. Un cotidiano educador, con límites, con defectos, con virtudes, con pasiones y con mucho, mucho cariño. Un cotidiano familiar de los que no se olvidan nunca y hacen persona a las personas. A los padres por serlo. A los hijos por disfrutarlo. Y a quien leen esta historia, por leerla, por escucharla, por contarla, por pensarla...

    Un libro también especial, pero ya sabes que aquí solo hablamos de libros buenos y este es, sin duda, uno de ellos.

    ¿Lo conoces? Corre a tu Biblioteca a pedirlo.

    Feliz lectura. Feliz semana.

    Capazos de libros. 
    Capazos de buenos ratos. 
    Capazos de buenos sueños. 
    Capazos de abrazos.

    0 comentarios:

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?