• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    EN EL BOSQUE DEL PEREZOSO



    . escribe Sophie Stradi 
    ingeniería del papel Anouck Boisrobert y Louis Rigaud
    traduce Pedro Azara
    edita Hipótesi en el 2012  web
    ISBN. 978 84 150170 12 9

    a partir de  0 3 6 9 12 16 ad

    . comentado por Félix Albo
    ________________________________________

    ¿Pone ingeniería del papel en los créditos del libro?
    Pues sí, porque este en el bosque del perezoso es un libro de los llamados pop up (de esos que salen, que dicen los padres en las librerías) y, la verdad es que posee todo un despliegue de ingeniería en papel.

    Resumiremos el libro eligiendo una frase de cada una de las siete escenas del libro. ¿Solo siete? Sí, espera:

    1. ...los felinos se ovillan a la sombra de las palmeras, los osos hormigueros sorben a los insectos con una pajita... 
    2. ...un sonido metálico retumba en un extremo de la selva, el grito de un tucán rasga el cielo...
    3. ...máquinas de fauces terribles arrancan los primeros árboles. Todo va muy deprisa...
    4. ...hombres, mamíferos a todo correr, reptiles arrastrándose... huyen...
    5. ...solo queda un árbol y pronto no quedará nada...
    6. ...desolación; la vida se ha extinguido... Llega un hombre. Al igual que tú, añora el canto de los pájaros, el arrullo de los animales...
    7. en esta escena nos ahorramos la frase (ya conoces nuestra manía: los finales, en el libro)

    Siete escenas en las que pasamos de una selva poblada e inmensa a un paisaje desolador donde no queda rastro ni del río que cruzaba el libro de parte a parte. Es impresionante cómo la desolación se traduce en silencio, en asombro en las caras de quien lee, en necesidad de pasar página buscando un brote, una esperanza.

    Sí. Este libro no se anda con ñoñerías. Es un libro que despliega (literalmente) una selva en nuestras manos, una selva a la que le podemos dar una vuelta de 360º en cada una de las escenas para buscar no solo al nuestro protagonista oso perezoso, sino a un sinfín de especies animales, incluidos humanos que ¿qué están haciendo? busca, busca. Dale la vuelta al libro en cada una de las escenas. Podemos contemplar también la diversidad vegetal en la diferencia de las hojas, de los troncos, de las alturas y copas... Un derroche de verde que lo inunda todo con un río-aorta que cruza de página a página el libro entero. Pero aparecen las máquinas y comienzan a comerse la selva. Vuelan huyendo los pájaros (casi los puedes oír), corren las bestias (las de las máquinas no, las que habitaban respetuosamente la selva, humanos entre ellas). ¿Y el perezoso? Ay, el perezoso. El perezoso se convierte en el centro de tensa atención pues por él nos pregunta el texto antes de pasar cada página para contemplar ante nuestros ojos, sobre nuestras manos, una completa devastación que podemos observar en 360º buscando sin encontrar, mirando cómo se desdibuja el río y el verde para ver que el blanco, la nada, rebosa en nuestras manos.

    ¿Y al final? Al final aparece un hombre. Sí, otro. No como los que huyeron. Tampoco como los que destruyeron. Llega uno que añora el arrullo de los animales. Qué imagen tan densa posee esta frase. ¿Y qué es lo que hace? ¿Qué pasa? ¿Y el perezoso? Pues tendrás que sumergirte en el libro para comprobarlo, claro. Pero te aseguro que no te defraudará.

    Un libro sin tapujos, sobre la falta de respeto, no solo al ecosistema y equilibrio natural, sino a las especies, incluida la nuestra; falta de respeto al hogar, como lugar y espacio donde uno se siente seguro, donde vive; falta de respeto a la diversidad y a la vida.

    Un libro que sacude las emociones y labra las esperanzas, desde nuestras propias acciones que pueden ser míseras y destructivas o esperanzadoras, reivindicativas y creativas.

    Un libro muy bien editado (felicidades Hipòtesi) que posee una ingeniería (mira que nos ha gustado) realmente sorprendente. Unas ilustraciones llenas de detalles que se van encontrando por simple observación y seguimiento de una página a otra, y un texto mínimo que se puede leer a la vez que miramos, o no.

    Un libro para mirar, para reflexionar, para comunicar. Y si no estamos solos, mucho mejor.

    ¿Lo conoces? ¿Qué te parece?

    Corre a tu Biblioteca Pública a ver si lo tienen. Nosotros, en marzo lo tendremos en nuestra tienda.

    Feliz lectura. Feliz semana.


    0 comentarios:

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?