• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    ¿QUÉ VIENE DESPUÉS DE MIL?



    . escribe e ilustra Anette Bley 
    traduce Anna Soler
    edita TakaTuka en el 2009  web
    ISBN. 978 84 92696 01 7

    a partir de  0 3 6 9 12 16 ad

    . comentado por Félix Albo
    ________________________________________

    ¿Qué viene después de mil? viene subtitulado con "Un cuento ilustrado sobre la muerte" Y sí, es verdad, la  fascinante relación mágica que existe entre Otto y Lisa,  se ve truncada por la muerte de él, pero a pesar de ello, yo creo que es más un álbum ilustrado sobre la vida.

    De las treinta páginas ilustradas de este álbum, veinte, Otto y Lissa, se las pasan disfrutando de la vida. Mira la portada. Mira la línea de continuidad que crea la niña con Otto. Observa el detalle de sus manos cogidas, mirando absortos y gozosos un universo entero. Así es su amor: delicado, sencillo e intenso. 

    El libro arranca con un juego delicioso de números donde se mezclan guiños contínuos a su complicidad y cercanía. A partir de aquí, el cuento nos dibuja de manera sensacional una relación donde Otto enseña a su niña a mirar, a escuchar, a oler, a sentir el mundo que nos rodea: el viento, las estrellas, las semillas, las abejas y su miel, los árboles... Texto e ilustraciones bailan con agilidad las emociones del texto definiéndolas con claridad.

    Un abuelo divertido, educador, cariñoso y sabio. ¿Alguna pega? ¡Y encima jardinero! Pero un día Otto no se encuentra con ganas de salir. Y otro. Y el libro se llena de otoño; las hojas de los árboles van cayendo y el texto se desvanece también para mostrarnos, sobre un fondo de amapolas sobredimensionadas, a una niña sobre el abuelo en la cama blanca, para pasar después a Lisa, recostada en el regazo de su abuelo pálido, mientras un gusano de seda camina sobre una hoja de morera. Manzanas. Un bote cerrado con tapa verde y bichos en su interior... Hasta que un resplandor blanco lo inunda todo mientras Lisa se deja abrazar por Olga, su madre.

    Es asombroso cómo las ilustraciones dibujan incluso el silencio que también respeta el propio texto. Están llenas de detalles que acompañan, matizan e intensifican la emoción. ¿Qué me dices del perchero en la ilustración donde Lisa se va del velatorio? ¿Cuántos tipos de animales eres capaz de encontrar?

    Luego viene el rito de despedida, que la niña no entiende pues a Otto no le hubiera gustado tanta tristeza y un sentimiento de rabia y soledad se apodera de ella.

    No acaba así, no vayas a creer. Ahí está Olga, para acompañarla y ayudarla imaginándose un pastel de manzana (y hasta ahí puedo leer, ya sabéis de mi manía de incitar a que busquéis el final en el libro), pero es genial la transición de la verdadera fiesta que se respira en las primeras páginas donde todo rezuma vida, al silencio que se transmite con solo dos páginas más.

    Ahí creo que radica la belleza de este álbum. En la facilidad de conectar, de mostrar, de pasearnos por las sensaciones que produce la celebración de las cosas sencillas y la aceptación de la vida con todo lo que ella nos ofrece, nos trae.

    Un libro intenso, para compartir en lectura y, desde luego, para disfrutar. Un libro para mirar, perderse en las ilustraciones en las que están enmarcadas las ilustraciones. Un libro para tocar, y sentir el rugoso de sus guardas para después pasar al satinado. Un libro para vivir, desde luego, por lo que cuenta, por cómo lo cuenta.

    ¿Lo conoces?
    Corre a tu Biblioteca Pública a ver si lo tienen.

    Feliz Lectura. Feliz Semana.

    0 comentarios:

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?