• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    LOS TRES BANDIDOS


    escribe e ilustra Tomi Ungerer
    edita Kalandraka en el 2008
    ISBN. 978 84 963885 6 7

    a partir de  3 6 10 13 16 ad



    . comentado por Félix Albo
    __________________________________________

    "Había una vez tres feroces bandidos que siempre llevaban anchas capas negras y altos sombreros negros."

    Con esta frase y esta imagen arranca de forma rotunda y siniestra esta gran historia. Tres bandidos, tres, que tenían aterrorizada a toda la comarca donde vivían pues cuando llegaba el atardecer y el negro lo cubría todo, ellos comenzaban su jornada laboral realizando sus fechorías. El autor, nos presenta con definidos trazos en azules, rojos y amarillos que afloran entre el general negro a estos malvados bandidos que al verles, hasta los más valientes huían. Asaltaban carruajes armados con un fuelle lleno de pimienta, un hacha roja y un trabuco, y un meticuloso y coordinado trabajo para desvalijar a los pasajeros y llevarse el botín a su guarida.

    La historia engancha desde el principio. Un texto exacto y rítmico. Unas ilustraciones impactantes que no permiten a quien lee o escucha casi ni preguntar por alguna de las palabras que suenan extrañas. Menos mal que un día estos tres seres que parecen sin corazón, se encuentran con Úrsula, una niña huérfana y rubia a quien llevan a casa de una tía gruñona. Los bandidos la secuestran con la intención de pedir un rescate y la envuelven en una manta para llevarla a casa y allí le preparan una cama blanda para que duerma.

    ¿Lo notas? Estos tres seres malos envuelven a una niña con una manta para que no se enfríe y en casa le preparan una cama blanda. Vaya bandidos. A partir de aquí, la historia da un vuelco, sobre todo a partir de las preguntas de Úrsula sobre qué van a hacer con lo robado.

    Los bandidos se quedan con este encanto de niña y cambian su horario laboral pasando a trabajar de día donde el color invade las páginas y se dedican a recoger niños y niñas que no tienen dónde dormir, ni padre ni madre, ni bocadillo que comer, ni libro leer ni burro que cague duros. También a cuidar de los niños que les dejan abandonados en su puerta.

    Un libro para compartir las voces y las emociones que pasan suavemente de la tensión a la ternura a través del texto e ilustraciones que en este caso, al ser creadas desde las mismas manos, van al unísono sin ajustes ni fisuras. 

    La primera parte, aumentando la tensión está llena también de palabras nuevas para los oídos nuevos: botín, acecho, fechoría, guarida, fuelle, trabuco, arca, carruaje… para en la segunda parte relajar también el vocabulario y  relajar así la tensión.

    Un libro bien, muy bien escrito, quizá por ello sea de los álbumes ilustrados más traducidos a distintas lenguas. Un álbum donde Ungerer se muestra desnudo y tan bruto como mágico y tierno. La noche, el mal, el negro, el día, el bien, el color. Cara y cruz de tres vidas que, a pesar de ser adultos deciden dar el cambio y por ello son recompensados. ¿Cómo? ay, para eso tendrás que leer el libro. Bandidos que roban y por ello son malos, aunque haya quien abandone sin escrúpulos a niños y niñas o no lleven ni capa, ni armas, ni sombrero de color negro y muestren su cara sin pudor.

    Seguro que este sí l conoces. ¿A que sí? Si no, ya sabes, corre a tu Biblioteca Pública y búscalo que este sí, este sí que casi seguro que lo tienen.

    Nosotros ya lo tenemos en nuestra tienda.

    Anda, cuéntanos qué te parece.

    0 comentarios:

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?