• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    EL PRÍNCIPE DE LOS ENREDOS


    bibliotecadeloselefantes.com - una reseña semanal de un libro para DISFRUTAR – 6.jn.14
    EL PRÍNCIPE DE LOS ENREDOS
    . escribe ROBERTO ALIAGA
    . Ilustra ROGER OLMOS
    . edita Edelvives en el 2009
    . ISBN. 978 84 263723 3 8


    edades de lectura recomendadas:

    de 7 a 9 – de 10 a 12 
    lectura acompañada, libro conversacional


    Comentado por FÉLIX ALBO
    ¿A cuántos príncipes de los enredos conoces?
    El cuervo apareció a gran altura, tras una nube.
    El campo se derramaba como una balsa.
    Sólo había campo y cielo... Y una encina, sola, entre ellos.”
    Este formidable libro comienza así y así plantea todo su engranaje: misterioso, rotundo e intenso. Estamos ante un libro especial, sin duda, en el que el texto de Roberto y las ilustraciones de Roger bailan tan pegados que parecen uno sin serlo para hacerse mucho más grandes. Por suerte el libro es de gran formato y uno puede disfrutarlo ,respirarlo, sin prisa, con la pausa que el libro impone, porque eso sí, este libro, esta historia impone.
    Si pensamos en un árbol inmenso, aquí tenemos una tremenda encina que ocupa la mitad de la portada. Si pensamos en un pájaro extraño, uraño, y que sin saber mucho de pájaros causa malas vibraciones... aquí tenemos al cuervo. Estos son los protagonistas que plantea Aliaga con su texto soberbio. El cuervo mantiene una actitud misteriosa ante el tronco inmenso de la encina. Vieney se va, como no queriendo sin dejar de pretender algo que quien lee no imagina. Al día siguiente aparece de la misma manera, con la misma actitud solo que habla con las hojas. Es muy interesante analizar cuál es la vuelta que le da a su intención, qué transmite su discurso, qué ánimo deja en quien le escucha. Al día siguiente las raíces. Al siguiente simplemente espera. No tiene prisa. Espera para contemplar su obra, el resultado de su patraña, su treta , su embrollo, su triquiñuela... Para contemplar con cierta altanería y desdén, un acto de destrucción, de desmoronamiento que causará en quien lea el texto una sensación de desazón y desesperanza, que sin duda alguna impacta.
    No acaba aquí la historia (esta manía nuestra de no desvelar los finales) pero os puedo asegurar que la vuelta de tuerca que falta nos dejará los adentros prietos durante un rato largo.
    Las ilustraciones sublimes, son capaces de dar rostro y emoción no solo al tronco recio y ajado de la encina, sino a sus hojas, a sus raíces. Ilustraciones repletas de detalles para descubrir, para mirar y reflexionar. En los pliegues del tronco o en cómo el cuervo se muestra en cada uno de los pasos de su retorcida estrategia. No sé si le sonará a alguien el hecho de desencorbatarse, desensombrerarse par generar confianza, cercanía, naturalidad a pesar de formar parte estos elementos de la idiosincrasia de este tipo de personajes. Estar atentos al libro, nos hará estar atentos a la vida. Entender , desmenuzar, desgranar esta historia es, a menudo, entender nuestro entorno social, político y quién sabe si familiar más cotidiano.
    Si no lo has leído aún, búscalo. Este es uno de esos libros que nadie debería perderse.
    ¿Y tú? ¿A cuántos príncipes de los enredos conoces?

    ¿Lo conoces? ¿A ti qué te parece?
    ¡Corre a tu Biblioteca Pública Municipal, a ver si lo tienen!
    ¡LEAMOS! ¡DISFRUTEMOS!
    Esta información la puedes reenviar, publicar en tus muros, imprimir y/o coleccionar.
    Es nuestra. Tuya y de quien tú quieras.
    Share
    Tweet
    Forward to Friend
    DESCÁRGATELO AHORA MÁS CÓMODO EN PDF AQUÍ
    si lo quieres recibir en tu correo: albumes.ilustrados@bibliotecadeloselefantes.com
    FACEBOOK: 2505 y 540 + TWITTER: 536 + BLOGGER: 277 + ESTE MAIL: 4336
    2014  -  BIBLIOTECADELOSELEFANTES.COM


    BIBLIOTECADELOSELEFANTES.COM

    2 comentarios:

    diseños we dijo...

    Me encantó.

    Rose dijo...

    Felix, gracias por recordarme este álbum. Lo tenemos hace varios años en casa, pero no acababa de cuajar con los niños. Lo voy a retomar (últimamente Ir. anda comentando que nuestros pies son como las raices de los árboles, nuestro cuerpo como el tronco y nuestros brazos como las ramas, y quizá ha llegado el momento de volver a indagar en la historia de este libro).
    (No estoy desaparecida, te sigo leyendo, pero el blog está a punto de desaparecer. Cierra La Coctelera...)

     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?